Bookeando

con MªÁngeles

Canción dulce- Leila Slimani

26/5/17

Canción dulce
Autora: Leila Slimani
Editorial: Cabaret Voltaire
Páginas: 288
Precio: 19,95 euros


Sinopsis


Myriam, madre de dos niños, decide reemprender su actividad laboral en un bufete de abogados a pesar de las reticencias de su marido. Tras un minucioso proceso de selección para encontrar una niñera, se deciden por Louise, que rápidamente conquista el corazón de los niños y se convierte en una figura imprescindible en el hogar. Pero poco a poco la trampa de la interdependencia va a convertirse en un drama.

Con un estilo directo, incisivo y tenebroso en ocasiones, Leila Slimani despliega un inquietante thriller donde, a través de los personajes, se nos revelan los problemas de la sociedad actual, con su concepción del amor y de la educación, del sometimiento y del dinero, de los prejuicios de clase y culturales. Canción dulce ganó el Premio Goncourt 2016.

LEILA SLIMANI


Leila Slimani nace en Rabat en 1981, de padre marroquí y madre franco-argelina. Al terminar su formación en el liceo francés de Rabat, se marcha a París para matricularse en el Instituto de Estudios Políticos y, posteriormente, en la Escuela Superior de Comercio donde se especializa en medios de comunicación. Después de varios años de ejercer como periodista en L’Express y Jeune Afrique, decide dedicarse por completo a la literatura. Con su primera novela, Dans le jardin de l’ogre (2014), donde aborda el tema de la adicción sexual femenina, recibe el reconocimiento unánime de la crítica. Canción dulce, su segunda novela, consolida la carrera literaria de Slimani al obtener el Premio Goncourt 2016.


Mis impresiones


La novela que hoy traigo hoy ha resultado ser ganadora del Premio Goncourt 2016. Publicada por la editorial Cabaret Voltaire, su portada supuso un auténtico flechazo. Ha sido Eyra, del blogs Mis cosas, la que ha propiciado mi encuentro este pequeño librito que, además de una edición preciosa, me ha proporcionado una lectura tan buena como estremecedora y cuyos protagonistas me han hecho reflexionar no poco.

Canción dulce tiene un comienzo impactante. Conoceremos a Myriam una tarde cuando regresa del trabajo a su domicilio. Jamás imaginó lo que encontraría a su llegada: su niñera, Louise, ha intentado ahogar a sus pequeños en la bañera. El niño ha fallecido, la niña es trasladada al hospital en estado crítico.

El bebé ha muerto. Bastaron unos pocos segundos. El médico aseguró que no había sufrido. Lo tendieron en una funda gris y cerraron la cremallera sobre el cuerpo desarticulado que flotaba entre los juguetes. La niña, en cambio, seguía viva cuando llegaron los del servicio de emergencias. Se debatió como una fiera. Había huellas del forcejeo, fragmentos de piel en sus uñitas blandas.

Retrocederemos en el  tiempo para conocer a Myriam, una joven abogada que aparcó durante unos años su profesión para dedicarse de lleno al cuidado de sus hijos. Esa maternidad que la colmó por completo de felicidad con su primera hija, hoy día, tras el nacimiento de Paul y el extra de trabajo que conlleva, parece haberse vuelto contra ella. Su marido vive entregado a su trabajo como productor musical y ella se siente sola, impotente y asfixiada. Le cuesta dar el paso porque quiere a sus hijos y en su interior siente que mostrar abiertamente esa ilusión por retomar su actividad laboral puede hacer que otros la vean como una mala madre. A pesar de toda esa encrucijada interior, ella necesita sentirse realizada y decide que ha llegado el momento de retomar su vida profesional. Lo principal es encontrar alguien adecuado a quien con iar sus hijos y la elección de Louise parece ser todo un acierto: una mujer eficiente, absolutamente servicial, con la que los niños establecen un estrecho vínculo y que facilita incluso que esta pareja recupere el pulso de su relación, por ese plus de libertad que les proporciona la niñera.

Mientras asistimos a esa felicidad inicial de la pareja en la que todo parece funcionar a la perfección, el lector vive con cierta angustia esa facilidad con la que Louise se ha colado en sus vidas hasta el punto de hacerse totalmente imprescindible. Desde el principio se adivina algo oscuro en ella, no en vano sabemos como acaba la historia y a lo largo de la lectura iremos conociendo poco a poco a esta niñera de rostro angelical y tan excelentes modales, que nos que nos intranquiliza y mantiene en constante tensión, casi esperando que todo se precipite de forma espantosa en el momento más inesperado.

Canción dulce es un thriller psicológico que se aleja de lo común, y es que a pesar de ser una novela ágil, de lectura fluida y en la que la tensión se palpa en cada página, no tiene un ritmo frenético, todo lo contrario; la autora profundiza en la parte más oscura de la psique humana perfilando sus personajes con el mismo cuidado y elegancia que tiene su prosa. Poco a poco se nos va desvelando una Louise muy diferente a esa dulce cuidadora que seleccionó este matrimonio.

Estamos ante una novela en la que prima el perfil de los personajes sobre los hechos y no necesitará muchas páginas la autora para hacer un perfecto trazado de sus dos protagonistas principales: Myriam y Louise, dos mujeres que representan la cara y la cruz de una sociedad en la que, independientemente de sus recursos, nadie parece estar satisfecho. De ellas, junto con algunos secundarios se servirá la Slimani para realizar una feroz crítica social sobre temas como el desequilibrio que se produce en los hogares con el nacimiento de los hijos, las dificultades de la conciliación familiar y laboral o los prejuicios y las diferencias de clases, entre otros.

Nos movemos por una historia que se desarrolla casi en su totalidad en la ciudad de París, a excepción de algunos capítulos que nos trasladan a las Islas griegas, en las que sí existen algunas descripciones más minuciosas del entorno. Sin embargo, Canción dulce es más una novela de interiores en la que hay un escenario que se ha quedado clavado en  mi mente, un parque al que acuden numerosas niñeras a pasear a los pequeños; un lugar que lejos de reflejar la libertad se convierte en una especie de losa sobre esas mujeres.

En resumen, Canción dulce es un magnífico thriller psicológico; uno de esos que se adentra en el oscuro laberinto de la mente humana, para hablarnos de anhelos, prejuicios y prisiones sin puertas de las que a veces es imposible escapar. 

Ana - Roberto Santiago

24/5/17


Ana
Autor: Roberto Santiago
Editorial: Planeta
Páginas: 864
Precio: 21,90 euros

Sinopsis


Años atrás, Ana Tramel fue una brillante penalista a la que se disputaban los mejores despachos. Un oscuro suceso en su pasado cambió su vida y ahora pasa sus días entre recursos administrativos en un mediocre bufete, ahogándose en un vaso de whisky. Pero su vida da un vuelco cuando su hermano Alejandro, con el que no habla desde hace cinco años, la llama angustiado. Ha sido detenido por el asesinato del director del Casino Gran Castilla.

Ana pide ayuda a su jefa y vieja amiga, Concha. Necesita la estructura y recursos del despacho para llevar adelante una defensa en la que tiene prácticamente todo en contra. Acompañada de un peculiar equipo (un viejo investigador, una abogada novel y un becario ludópata) se enfrentará a las grandes empresas del juego.

Ana, un thriller absorbente protagonizado por una mujer inteligente pero acabada, brillante pero autodestructiva, única.

Un oscuro asesinato.

Una protagonista que dejará huella.

Una batalla que todos dan por perdida.

Un thriller que no podrás olvidar.

 ©Nines MinguezRoberto Santiago es escritor, dramaturgo y director de cine. Ha escrito más de veinte novelas infantiles y juveniles. Entre otras, la colección Futbolísimos (Editorial SM), que se ha convertido en la saga de literatura infantil española más vendida en nuestro país en los últimos años, y que ha sido traducida a varios idiomas. Ha escrito y dirigido, entre otras, las películas El penalti más largo del mundo (nominada al Goya al mejor guion), El club de los suicidas, Al final del camino y la coproducción internacional El sueño de Iván. En teatro ha escrito las adaptaciones de Ocho apellidos vascos, El otro lado de la cama y Perversiones sexuales en Chicago, de David Mamet, entre otras. Ha participado en varias series de televisión; es profesor de la Escuela Oficial de Cine de la Comunidad de Madrid; y su cortometraje Ruleta fue el primer corto español en competir en la Sección oficial del Festival de Cannes. Ana, es su primera novela para adultos.

Mis impresiones


Hay novelas a las que es mejor no resistirse. Ana prometía desde su publicación convertirse en uno de los thrillers del año. Las primeras reseñas lo confirmaban y, aunque he tardado un poco más en llegar a ella. Carol de En tus libros me colé fue tan generosa que me envió su ejemplar para que lo disfrutara. Hoy vengo a contaros mis impresiones por si teníais alguna duda al respecto.

Ana Tramel dista mucho de ser el prototipo de abogada modelo. A sus cuarenta y tres años, poco tiene que ver la mujer que trabaja hoy día en una empresa de gestión de multas, propiedad de su íntima amiga, con la feroz abogada que cinco años atrás formaba parte de unos de los bufetes más prestigiosos del país. La conocemos tocando fondo; algo terrible debió ocurrir para haber arrasado ese prometedor futuro que se abría ante ella. 

Una llamada de teléfono rescatará a nuestra protagonista de entre las sábanas de una de sus últimas conquistas; algo que parece ocurrir con no poca frecuencia, previa ingesta de una cantidad indecente de alcohol mezclada con otros tantos opiáceos y ansiolíticos. Si de algo sabe Ana en estos momentos es de atiborrarse de todo lo que no debe. Al otro lado del teléfono, su hermano Alejandro, del que no tiene noticias hace más de cinco años, le pide ayuda. Ale se encuentra en el cuartel de la Guardia Civil de Robredo detenido por el asesinato del gerente del Casino Gran Castilla. A pesar de la incredulidad inicial y del distanciamiento entre ellos en los últimos años, Ana acude a verle. Allí encontrará un hombre roto, totalmente desquiciado y muy deteriorado a nivel físico. No será hasta poco después cuando conozca lo que le ocurre realmente a Ale, un hombre endeudado hasta las cejas e incapaz de salir de esa espiral en la que se mueve un ludópata, que lo empuja una y otra vez a jugar pidiendo nuevos créditos, aun a sabiendas que le será imposible hacer frente a ellos, solo para aplacar al lobo que lleva dentro. A pesar de no estar pasando por su mejor momento, Ana acepta llevar la defensa de Ale; con la ayuda de su íntima amiga Concha y un par de principiantes decide enfrentarse a un gigante, el Casino Gran Castilla, cuya defensa corre a cargo de uno de bufetes más reputados del país. 

Roberto Santiago nos presenta un potentísimo thriller jurídico, que se irá desmembrando en varias subramas y en el que encontramos un amplio elenco de personajes. Ana eclipsará a todos y será la encargada de conducirnos por la historia a través de una narración en primera persona en la que se alternarán el proceso judicial propiamente dicho con algunos saltos al pasado, que nos permitirán encajar las piezas no solo sobre la situación a la que ha llegado Ale sino sobre la propia protagonista. 

Esta abogada de métodos poco ortodoxos, cuya vida es un péndulo nos muestra la cara y la cruz entre dos esferas: la profesional y la personal. Mientras en el ámbito judicial es una auténtica fiera que saca sus colmillos, no se deja abatir por muy adversas que sean las circunstancias y es capaz de resurgir de sus propias cenizas; su vida privada nos muestra a una mujer hecha trizas, con una vida caótica, llena de adicciones, que la llevan a vivir permanentemente sobre el filo de la navaja. Su peor enemigo es ella misma y esa narración en primera persona hará que el propio lector viva con gran intensidad esos vaivenes emocionales que zarandean a la protagonista. Pero, a pesar de sus muchas contradicciones, Ana es una mujer valiente, a menudo incluso temeraria, que aunque es incapaz de demostrar afecto por los demás lleva por bandera la defensa de los derechos de los más débiles. Ese empuje y optimismo en lo profesional hacen que no se amilane a la hora de enfrentarse casi en pañales ante cualquier canalla, un gran holding o a los mejores abogados del país. Otro personaje muy bien trazado es Alejandro, su hermano, un hombre al que en un principio resulta inevitable juzgar, pero que a golpe de página logrará conmovernos e incluso despertar en el lector un instinto protector. Junto a ellos, su amiga Concha es un personaje lleno de matices con el que viviremos una de las subtramas más interesantes de la novela y en la que, desde mi punto de vista, el autor ha conseguido reflejar con gran acierto, uno de los problemas más lamentables de la sociedad en la que vivimos. Ese silencio… También la jueza Huarte y el juez Barrios son algunos de los secundarios que merecen una especial mención, personas que nos hacen creer que aún existe esperanza en la justicia. 

Existen muchas razones para acercarse a Ana: para aquellos a los que les gustan los thrillers el éxito está asegurado, la novela tiene garra, es imposible resistirse a leer un poco más, finalmente te rindes ante su ritmo y devoras literalmente. A ello contribuyen no solo la solidez de su trama o la fuerza y el perfecto trazado de sus personajes sino también la diversidad y el interés de los temas que se dan la mano en ella: la ludopatía y otras adicciones de diversa índole, la violencia de género, los vericuetos de un proceso judicial, el funcionamiento de la industria del juego o la inmigración. Su tensión va in crescendo, la lectura es muy ágil y, pese a meternos de lleno en un proceso judicial con todo lujo de detalles, Roberto Santiago lo hace con un lenguaje asequible al lector, que lejos de aburrirse o encontrarse con un texto farragoso en lo que a términos jurídicos se refiere, fluye con naturalidad y consigue ser de lo más instructivo. 

No puedo más que animaros con esta lectura que, aunque a priori os pueda asustar por el número de páginas, os hará pasar unas estupendas horas de lectura. Una trama de lo más interesante llena de trampas y giros, personajes de carne y hueso de los que conoceremos no solo su cara amable sino todas sus debilidades unido a un ritmo que no da tregua serán un auténtico deleite para los amantes del buen thriller.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...